La mirada de Oroz ante la pandemia

Lo que nos ha hecho falta en este último año son las risas entre tanta oscuridad. Algo que nos ayudara a desconectar entre tanta ola, ERTE y toque de queda. Una persona que se ha encargado de ello ha sido César Oroz Martija, Oroz. En estos meses, y en el confinamiento en especial, el dibujante siempre ha tenido claro su papel en la viñeta de Diario de Navarra: “El humorista tenía que limpiar a la gente”

De marzo a mayo de 2020, Oroz dejó a un lado la actualidad, que pasaba por las UCI, muertos y contagios, en sus viñetas. Se centró en hacer reír a la gente en sus casas con la sección Héroes en zapatillas. 28 personajes con pantuflas amarillas que retrataban las “chorradas” que nos pasaban en casa encerrados. Así nacieron la peluquera Marimoños García Rizado, el árbitro Agustín López Seguidodeunapellidopintoresco o el mozopeña Fermín Javier Lindatxikia Estafeta.

Todas sus viñetas del año pasado están recogidas en el libro con el título que mejor define al 2020: Aquel año de mierda. El público lo ha agradecido de tal manera que se acabaron los ejemplares en mes y medio. Y es que había ganas de reír.

Lee la segunda parte de la entrevista. Oroz: más de 30 años haciendo humor gráfico.

¿Estás satisfecho con las viñetas que has publicado durante la pandemia? ¿Cuál sería tu top 5?

Sí, porque la parte humorística ha hecho olvidar por momentos la pandemia. Entre todas las publicadas escogería las siguientes:

El libro (Aquel año de mierda) está pensado porque me pareció un año tan loco, tan histórico en el sentido de que esperábamos que hubiese una continuidad que ya no la va haber. Por eso el título ‘Aquel año de mierda’. No es lo mismo lo que estamos pasando ahora. Tiene ese componente de desconocimiento, de novedad de qué va a pasar. El confinamiento que sería algo impensable volver a repetirlo. Hay una parte más humorística con lo de la serie de los héroes en la cuarentena, de intentar sacar una sonrisa a la gente y otra crítica a la actualidad.

Sacaste la sección Héroes en zapatillas en el confinamiento (del 20 de marzo al 8 de mayo). La actualidad daba para lo que daba en esos momentos.

La sección nace porque, cuando empiezo a teletrabajar, todo lo que llegan son noticias luctuosas. Es una mierda general. Solo salen muertos en los medios de comunicación. Hay un desconocimiento general de lo que es el virus, no sabemos si hay que tocar o no, ponerse guantes o no, mascarilla sí o no. Todo hipernegativo. Entonces dije: “Hay que darle la vuelta a esto. No puedes estar quince días, luego otros quince así hasta 50 días sacando muertos, tío”.

Hay dibujantes que se dedicaron a eso y no me parecía la labor de un humorista gráfico. Para eso ya estaba el periódico. El humorista tenía que limpiar a la gente. Que te rieses de que había leches por bajar la basura, pasear al perro… Estar ahí haciendo las chorradas que era la labor del chiste. Eso es lo que intenté.

Para mí fue un alivio. Te olvidabas de esa especie de calendario futbolístico que eran los medios esos días: 28 muertos, veintitantos muertos, actualización 32 muertos. Aquellos días eran terribles y me pareció que la serie se centraba en la convivencia en las casas y te olvidabas de la parte luctuosa. Fue la importancia de hacer reír a la gente. La serie estaba pensada para olvidarte de tanto muerto e intentar reírte un poco de nuestra situación encerrados en casa. 

Me dije: ‘Hay que darle la vuelta a esto. Tío, no puedes estar sacando muertos quince días seguidos, luego otros quince y así 50 días’. El humorista tenía que limpiar a la gente.

Hiciste 28 personajes. Mucha imaginación para los nombres: Marimoños García Rizado, Koldo Khete Pasang, Juan Mari López de Txantxigorri…

Eso de que te ríes haciendo las viñetas. Desde el punto de vista creativo, lo bueno de hacer esas viñetas es que estabas virgen. No tenías que ceñirte a nada. Era más parecido al cómic.

Podías tirarte de la moto y decir barbaridades, en el sentido de sacar a un tío en calzoncillos bailando encima de un contenedor. Pasaba de todo. Te da un tema de creatividad mucho más amplio. Con los nombres te puedes tirar de la moto. Es súper chulo para un dibujante.

Esos días sentías la responsabilidad de que tenías que hacer otra cosa, ¿no?

Sí, totalmente. Mis padres pasaron el covid en marzo y abril. Cuando andábamos llevando cosas a su casa estando recuperados, recuerdo que tenían la tele puesta todo el rato con los informativos: que si 35 muertos, que si Wuhan, que si Italia ha cerrado… Ostia, quita la tele. Estás retroalimentándote en la negatividad que transmitíamos los medios de comunicación.

Creo que en esos días informaron muy bien, pero hubo mucho de estirar la goma. Puedes informar de toda la tragedia, pero hay que llenar horas de tele. Había debates, politólogos que decían todo el rato obviedades. Eso no es positivo.

Es un poco lo que buscamos en Garrote Digital.

Sí, es lo mismo. No te digo que no informes y no seas riguroso. Pero, coño. Todos los canales a todas horas con debates, los informativos una hora más. Para decir nada, porque nadie sabía nada más. Era todo el mundo repitiendo lo mismo: lo negativo y no lo positivo.

No se decía la gente que estaba saliendo de los hospitales, mis padres por ejemplo. Era solo lo negativo. Los medios de comuniación creo que tienen una responsabilidad ahí. Ojo, no estoy diciendo que no se dé esa información. Digo que se dé todo. Y que no des noticias donde no las hay. ¿Si no hay noticias para que sigues con esta historia? Me parece que se estiró el chicle demasiado.

César Oroz lleva teletrabajando en su estudio desde que comenzó el confinamiento. Autor: Alfonso Peña.

¿Has sentido que tu trabajo era de lo poco positivo/agradable que sacaba una sonrisa durante este año en los medios?

No digo que otra gente también. Hubo algunos que buscaron otros márgenes. Cada uno tiene que saber lo que tiene que hacer. Yo era humorista gráfico, entonces yo tenía que intentar hacer humor gráfico. Allá cada uno con la responsabilidad de lo que haya tenido que hacer. Además, creo que era una situación de si no aportas, aparta. ¿Qué ganas diciendo todas esas mierdas a gente que está hundida? Nada.

Mentalmente ha sido un año duro para sacar ideas y salirse de lo negativo.

Sí, por eso esta recopilación del libro que hice estas navidades. Me parece que era un año que no se iba a repetir. Como te digo, un año de mierda y lo estamos superando como sociedad, aunque nos está costando. A cualquiera de nosotros nos dicen hace un año que íbamos a estar así y no te lo crees ni borracho.

¿Cómo te ha agradecido la gente tu trabajo este año?

Este libro ha sido una pasada. Se ha agotado todo en mes y medio. Esa es la mayor reacción de la gente. En concreto de este libro, lo de Héroes en zapatillas. Cómo les hacía reír porque se salía de la tragedia de la pandemia. Eso es haber dado en la diana, que era un poco tu labor. Es lo que más agradezco de este libro, que la parte humorística ha hecho olvidar durante unos minutos la pandemia. Con eso ya estoy satisfecho.

La parte humorística ha hecho olvidar durante unos minutos la pandemia, eso es haber dado en la diana. Con eso ya estoy satisfecho.

Un humorista gráfico sin imaginación no es posible.

No, no. Al menos tener esa posibilidad de ‘me tiro a la piscina, a ver qué pasa’. Se supone que estás para eso. Para hacerlo previsible pues no me parece.

No eres como un artista que saca una obra cada seis meses. Lo tuyo es día a día. Cuando tienes menos inspiración, ¿cómo haces para sacar la viñeta?

No hay una fórmula. Ni te planteas que tienes que sacar día a día. Sabes que tiene que sacar y ya. Si te lo plantearas en esos términos, estarías estresado y con una ansiedad de morirte.

Mi planteamiento es: voy a trabajar, voy a sacar la tira. Unos días sale mejor y otros peor. Hay días con muchas noticias, como el otro día con Pablo Iglesias, y otros que estamos dándole vueltas al mismo rollo. Esos días de menos de actualidad te permite ser más creativo. 
Por ejemplo, la semana pasada fue muy cañera con Ciudadanos y las mociones de censura. Y el viernes salió que habían descubierto un hombre del paleolítico en una cueva de Loizu en la Ultzama. No es actualidad política, pero es actualidad social.

La gente podía estar harta de Ayuso, Iglesias, Ciudadanos y opté por esa noticia. Permitía una creatividad de hablar del hombre del paleolítico, tirarte de la moto y decir chorradas. Eso de salirte de la noticia del día también me gusta.

Todos tenemos ideología, lo que yo no soy es de partido”

¿Dirías que en tus viñetas muestras tu opinión sobre un tema político o intentas ser independiente?

Creo que nadie es independiente. La viñeta es como una columna de opinión: estás dejando tu opinión. Habrá veces que la gente estará de acuerdo o no, pero no deja de ser tu opinión. Todos tenemos una ideología, pensar de tal manera un tema… 

Lo que yo no soy es de partido. Me parece muy diferente tener ideología, que todos la tenemos, a ser de un partido. Me gusta ir más por temas que por partidos. En esto estoy de acuerdo o en esto le veo más aristas y me puedo reír, independientemente de quién lo diga y de si estoy yo de acuerdo. 

Hay situaciones en que puedes estar de acuerdo, pero ves las incoherencias que son las que ayudan a hacer un chiste. Es inevitable decir que hay esta incoherencia o discordancia que me permite hacer la viñeta.

Como humorista gráfico, primero tienes que buscar el chiste o la reflexión. A partir de ahí, lo bueno es que tengas todo el abanico. Hay gente que se vincula más a un lado o a otro. A mí me parece bien, siempre que no estés solo defendiendo a un partido político y no des a los demás.

¿Cómo dibujarías Garrote Digital?

Pincha aquí para conocer más sobre Oroz y su trayectoria profesional.

Subscríbete a la newsletter de Garrote Digital

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

ÚLTIMOS REPORTAJES

Nuevos TFGs, nuevos periodistas

Entre los meses de abril y mayo los alumnos de último curso de la Facultad de Comunicación exponen trabajos que consisten en la ideación de un medio de comunicación, tanto en su vertiente empresarial como en la redaccional. Este jueves serán 69 los alumnos que pasarán ante el jurado formado por María Moya, Ana Ormaechea y Leire Ariz. Hay siete grupos y presentarán dos miembros de cada uno. Los directores pasan por Garrote Digital para dar las claves.

La crisis una oportunidad para el bosque

Juan Goñi tiene 53 años y es natural de Tafalla. Durante buena parte de su vida se ha dedicado a la informática, pero en un momento en el que ya no podía más con el estrés de la vida moderna, la ciudad y la vida urbana llena de prisas, decidió que tenía que  irse al campo y empezar de nuevo. Desde entonces trabaja como guía turístico de naturaleza en “Navarra al Natural” (Oronoz-Mugaire). Se considera orgulloso “hijo de Félix Rodríguez de la Fuente” como mucha gente de su generación en España

One Last Breath, el estreno de Navarra en los videojuegos

Por primera vez en la historia Navarra va a contar con un videojuego íntegramente hecho en la provincia. Moonatic Studios son los encargados de llevarlo a cabo, un grupo de estudiantes del grado de superior de videojuegos de Creanavarra Un videojuego no se hace de un día para otro, o sino que se lo digan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s