Los recién llegados a la élite

Muchos niños quieren vivir del deporte. Es un sueño de tantos y un premio de tan pocos. Ese momento en el que un joven debuta en el máximo nivel de su deporte es mágico. Seis navarros lo han logrado en el último año. Están con la ‘flechita verde hacia arriba’ que se dice. Sin público en las gradas, pero con muchos nervios encima. Como ‘flanes’ cuentan varios de ellos. Lejos de la burbuja mediática que provoca estar en la élite, estos jóvenes tienen los pies en la tierra. Son humildes y siguen trabajando por perseguir su sueño: vivir del deporte 

Jon Sanz, en el World Padel Tour; Valeria Pascuet, en la Liga Iberdrola de fútbol; Mikel Redondo, en la Liga Sacyr Asobal de balonmano; Josu Etxeberria, en el pelotón profesional del ciclismo; Paula Suárez, en la Euroliga femenina de baloncesto y Lysa Tchaptchet, en el Europeo de balonmano. Los chicos están en Navarra, mientras que las chicas persiguen su meta fuera de nuestra comunidad. Estas fueron sus experiencias y sentimientos ese día, el del debut en la élite.

Jon Sanz

Jon Sanz ocupa el numero 73 en el ranking mundial del World Padel Tour. Foto de Iñigo Purroy.

Cuando ganó el último partido de la previa pensó que meterse en una fase final del World Padel Tour “podía ser una casualidad que no se volviera a repetir”

El pádel, uno de los deportes que más ha crecido en este último año (enlace repor), cuenta con navarros en la élite. Por curioso que parezca. Jon Sanz Zalba, jugador del Navarra Padel, ha sido el último en pisar el cuadro final de un torneo del World Padel Tour. El villavés ocupa el número 73 del ranking mundial con tan solo 20 años. 

El 4 de agosto de 2020 cumplió una meta junto con su compañero Javier Pérez. Superó la previa del Adeslas Open de Madrid y entró por primera vez en la fase final de un campeonato del circuito profesional. “Me llegaron muchas felicitaciones diciéndome que disfrutara, que era un premio a todo el esfuerzo. Me lo tomé así, como un premio”, recuerda Jon Sanz.

Dos días después, a la hora del duelo de dieciseisavos, el jugador de Villava admite que estaba “como un flan”. Quién no estaría así. “Allí estaban todos los cracks viéndome por primera vez”, refiriéndose a Juan Lebrón, Fernando Belasteguín o Paquito Navarro, algunos de los integrantes de la élite mundial del pádel. 

Respecto al duelo ante Miguel Yanguas y Aritz Patiniotis (que será su compañero esta temporada), Sanz afirma que jugaron bien, pero no pudieron ganar: “Fuimos a disfrutar. No nos metimos ninguna presión porque el objetivo de entrar en cuadro ya lo habíamos hecho”.

La derrota 6-2, 6-7 y 3-6 apeó al navarro y Pérez de los octavos de final. De aquel 6 de agosto Jon Sanz se queda con “un pensamiento algo negativo”. ¿La razón? Tuvieron bola para ganar el encuentro en el segundo set. “Íbamos ganando, pero no se dio. Mi cabeza se vino abajo y eso no me lo voy a perdonar nunca. Era un partido que podíamos ganar y me quedé con que lo tiré”. 

La falta de público le dejó una sensación extraña. “Nadie podía entrar. Tenía ilusión porque nunca había jugado en esa estancia. Era muy frío jugar en cuadro y no ver nadie de tu familia o amigos en la grada”., se lamenta.

Cuando ganó el último partido de la previa pensó que meterse en una fase final del World Padel Tour “podía ser una casualidad que no se volviera a repetir”. Lejos de ser una coincidencia, Jon volvió al cuadro final en tres ocasiones más la temporada pasada. Incluso ya sabe lo que es ganar un duelo en la fase final y plantarse en octavos, como logró en el Estrella Damm Open de Menorca en septiembre.

Para esta nueva campaña, “el objetivo es el mismo del año pasado: meternos en cuadro y jugar más octavos porque supone más puntos para subir en el ranking”. A largo plazo, se marca como meta quitarse la previa y comenzar en cuadro: “Este año es muy complicado, pero la idea es esa”. 

Josu Etxeberria

Debutó en el ciclismo profesional el pasado 31 de enero en el Gran Premio de la Marsellesa. Foto de Caja Rural.

En su primera etapa quedó en el puesto 71, un dato anecdótico. El objetivo era otro: “Iba con la mentalidad de terminar. El resultado me daba igual, trataba de progresar” 

La nómina de ciclistas profesionales navarros cuenta con un nuevo representante desde esta temporada. Josu Etxeberria Azpilicueta, corredor del Caja Rural-Seguros RGA de 20 años, ha dado el salto tras su buen papel en el filial del equipo navarro el año pasado, en el que ganó la Vuelta a Zamora

El Gran Premio la Marsellesa, disputado el pasado 31 de enero, fue su estreno en el pelotón profesional. “Siempre tienes respeto cuando debutas en una categoría y más en la de profesionales. Pero fue muy bien y estuve muy a gusto”, desgrana el ciclista de Iturmendi. Sus compañeros más veteranos le ayudaron en todo momento: “Me transmitieron tranquilidad y en carrera sí que me dieron algún detalle para aprender de ellos”. A diferencia de Jon Sanz, el del Caja Rural estuvo más calmado el día de su debut: “Soy una persona bastante tranquila y ese día lo estaba”. El entrevistador puede corroborar que Josu es un chico tranquilo.

En cuanto al nivel de la competición, “se nota el cambio de categoría un punto más”, pero no le supuso más nervios de lo habitual: “No le tenía miedo”. No obstante, sí que le dio respeto verse entre corredores que había visto por televisión: “Es algo muy bonito”. Ciclistas de la talla de Philippe Gilbert, Matteo Trentin o Tony Gallopin rodaron al lado de Josu Etxeberria.

Quedó en el puesto 71, un dato anecdótico. El objetivo era otro: “Iba con la mentalidad de terminar. El resultado prácticamente me daba igual porque era la primera carrera y se trataba de progresar”. 

Los ciclistas están acostumbrados a sentir el aliento de los aficionados a escasos metros, algo impensable en tiempos de pandemia. “Se hizo muy raro correr con tan poca gente”, admite el joven de Iturmendi. Sin público en carretera, pero por privilegios de ser profesional, se retransmitió por televisión: “Es algo diferente porque antes no había. Correr con la televisión, helicópteros es más bonito”

Un debut profesional de un ciclista navarro en un equipo navarro es como para estar orgullosos. En el Caja Rural seguro que lo están.

Lysa Tchaptchet

Se estrenó a los 18 años en la selección española. Foto de la Federación Española de Balonmano

“Me emocioné mucho cuando me dijeron que iba al Europeo. Lo primero que hice fue llamar a mi madre. No dábamos crédito a lo que pasaba”

Lo de Lysa Tchaptchet Djuissie en el balonmano se puede considerar un ascenso meteórico. De esos que todos imaginamos cuando somos niños y queremos ser deportistas profesionales. 

Natural de Yaundé (Camerún), llegó a Villava con su familia con 5 años. A los siete ya jugaba en el Beti Onak. En el verano de 2019, con 17 años, el Elche llamó a su puerta y no dejó escapar la oportunidad para jugar en la máxima categoría del balonmano femenino español. Como culminación de esta escalada exprés a la élite, el pasado 3 de diciembre debutó en el Europeo con la selección española absoluta a los 18 años. En palabras de Lysa Tchaptchet: “Una no se acostumbra a todo lo bueno que le pasa. Sé que soy una afortunada”. 

“Me emocioné mucho cuando me dijeron que iba al Europeo. Lo primero que hice fue llamar a mi madre. No dábamos crédito a lo que pasaba”, relata Lysa. Lo lógico cuando tienes 18 años y hace dos temporadas que jugabas en segunda división. “Es algo que llevaba soñando desde pequeña y lo veía inalcanzable”. 

La semana previa al torneo Lysa estaba “atacada, muy nerviosa”. De la escuela de Jon Sanz: “Como un flan”. Disputó sus primeros minutos en el debut de las Guerreras ante Rusia con derrota por 31-22. “Si ya estaba nerviosa en el banquillo, cuando me dijo el entrenador ‘Lysa, calienta’, mi corazón iba a 200 por hora”, recuerda. 

Las porteras rusas le transmitían “mucho miedo” y cuando se plantó ante ellas solo pensaba: “Bff, la voy a fallar”. Sin embargo, las que acabaron con miedo fueron las rusas porque Lysa marcó gol: “Fue increíble, me hizo mucha ilusión”.

La jugadora del Elche admite que le “habría molado mucho sentir el calor del público”. Aunque en parte agradeció no tener gente en el estadio: “Si ya estaba nerviosa de por sí, no me quiero imaginar con toda la grada llena de aficionados”. 

La carrera de Lysa continúa imparable. Acaba de lograr el billete para los Juegos de Tokyo en el Preolímpico. A los 17 años debutó en División de Honor, a los 18 en el Europeo y a los 19 va camino de plantarse en las Olimpiadas: “ Sería un sueño, el mayor como deportista”. Uno se pregunta qué le falta por cumplir con solo 20 años.

Y al loro, porque lo del apellido Tchaptchet en el balonmano femenino español tiene pinta de ir para largo. No solo lleva el nombre de Lysa. Su hermana Lyndie, de 16 años, juega en el Beti Onak y la selección española juvenil ya le ha echado el ojo. Avisados están.

Mikel Redondo

En su primer partido con el Helvetia Anaitasuna anotó dos goles. Foto de Helvetia Anaitasuna.

Le pilló por sorpresa su debut, ya que entró en la convocatoria al quedarse dos huecos libres tras el confinamiento de Ander Izquierdo

Mikel Redondo Vera vivió un debut idílico para cualquier joven deportista que completa el sueño de estrenarse con el primer equipo. El jugador pamplonés debutó a falta de quince minutos y metió dos goles en la victoria del Helvetia Anaitasuna sobre el Cangas gallego el pasado 11 de noviembre. Al extremo de 19 años le pilló por sorpresa su debut, ya que entró en la convocatoria al quedarse dos huecos libres tras el confinamiento de Ander Izquierdo. “Fue el debut soñado por cualquier jugador, menos por lo de no tener público”. 

El jugador del filial es el fiel ejemplo del seguidor de un equipo que un día consigue el sueño de ser como sus ídolos. Mikel Redondo siempre vio a los que ahora comparten terreno de juego con él como figuras referentes. “A los jugadores de Asobal les ves, quieres ser como ellos y les pides fotos”. Dicho deseo se cumplió en la Catedral ante el Cangas de Morrazo. “Poder entrenar con ellos y luego jugar es superar los nervios y acostumbrarte. Los entrenamientos son más exigentes y lo vas llevando con normalidad”, cuenta sobre sus primeras impresiones. 

El día del debut fue la tónica general de la semana para Mikel. Lejos de imaginarse jugar, el joven extremo se encontraba detrás de los banquillos como reserva junto con el otro convocado del filial. “El entrenador dijo que me cambió la cara cuando me enteré de que iba a salir al campo”, señala. Sin embargo, los nervios no le jugaron precisamente una mala pasada al extremo. “Una vez sales al campo te tranquilizas, estás en tu hábitat”.

Fue llegar al primer equipo y besar el santo. El joven jugador del filial metió dos goles y el Anaita ganó en casa. En el momento de ver el balón en la red, Mikel Redondo se acordó mucho de Pablo Galech, exjugador del conjunto pamplonés con el que comparte puesto y actualmente ocupa el cargo de segundo entrenador: “Me apoyó mucho y fue una manera de devolverle la confianza”. 

A pesar de no poder disfrutar de tal idealizado debut con su familia y amigos en las gradas, Mikel Redondo señala que el revuelo de las redes y la prensa le hicieron sentirse como haberlo celebrado con la afición ‘in situ’. “No me esperaba tanta repercusión porque con otros compañeros que habían debutado no había pasado igual”. “Soy un chaval que acaba de debutar”, comenta entre risas.

Tras ir acumulando minutos en el primer equipo, Mikel Redondo solo piensa en su amado Anaita y en seguir creciendo en casa. “Mi objetivo es consolidarme en el primer equipo y seguir muchos años más en el Anaita”. Los hinchas del equipo navarro tienen talento, ganas y amor por un escudo para rato.

Valeria Pascuet

Debutó con gol ante el Athletic Club. Foto del EDF Logroño.

El momento en el que se enteró de que partía de inicio está lleno de nerviosismo y tensión. “Cuando me lo dicen en la charla antes del partido quería vomitar”

Valeria Pascuet Pardo vivió otro de esos debuts de ensueño que se ven en este reportaje. La jugadora del EDF Logroño se estrenó ante el Athletic Club en el partido previo al parón de Navidades. Y encima con gol incluido. “Fue especial el gol porque al ser navarra siempre ha habido una rivalidad y además pude ir a celebrarlo con mi familia”, recuerda. 

La centrocampista de Buñuel llegó al club con expectativas de tener minutos, pero no fue así hasta que llegó el nuevo entrenador: Javier Moncayo. Con él sintió más insistencia en mejorar aspectos tácticos y notó que el debut podía llegar. “El míster estaba seguro de que iba a hacer un buen partido y marcar el gol fue una manera de devolverle la confianza”.

¿Existe una manera más bonita de debutar que partiendo en el once inicial, victoria y gol? Así fue el primer partido de Valeria Pascuet en la Liga Iberdrola. La centrocampista del EDF Logroño veía en los días antes de la cita ante el Athletic una dinámica distinta en los entrenamientos. “Veía a Moncayo muy encima de mí y eso, añadido a que la jugadora principal estaba lesionada, me hacían creer que mi debut podía estar cerca”, recuerda. Fue una semana en la que la “preparación mental” de cara a ganar seguridad y el apoyo de sus compañeras resultó fundamental. 

El momento en el que se enteró de que partía de inicio está lleno de nerviosismo y tensión. “Cuando me lo dicen en la charla antes del partido quería vomitar”, recuerda entre risas. Los momentos de espera fueron difíciles, pero la centrocampista pudo sobreponerse y sacar su mejor versión. 

“Con el Covid tienes que ir con menos tiempo al campo y se me juntó mucha tensión. Aun así, Moncayo estaba seguro de que iba a hacer un buen partido y yo también me lo creí”. El balón echó a rodar y la buñuelera convirtió los nervios en serenidad. Pudo completar un debut que permanecerá siempre en su recuerdo con la ‘guinda’ final del gol. “En la charla Moncayo dijo que había visto vídeos míos y que si había una falta al borde del área quería que la lanzase yo. Provoqué la falta y cuando llegó el momento sabía que podía marcar”.

La covid-19 puso también a prueba a la jugadora del EDF Logroño. El partido se disputó en el estadio Mundial 82 de la capital riojana, por lo que no pudo cantar aquello de: ¡Gol en Las Gaunas! “Es verdad que me hubiese gustado marcar en las Gaunas, pero lo celebré como si lo hubiese metido en el Bernabéu”, admite. Echó en falta a su familia en aquel memorable día aunque pudo estar con ellos tras el debut al dar comienzo las vacaciones de Navidad. 

Mi madre es del Athletic y le jodió un poco, aunque en el fondo se alegró muchísimo”, dice entre risas. El mejor regalo de Navidad para Valeria vino en forma de gol en su debut. Veremos si 2021 es su año y el EDF consigue la salvación. 

Paula Suárez

Ha debutado en la Euroliga con solo 17 años. Foto de Perfumerías Avenida.

“Había bastantes jugadoras lesionadas y los días antes del partido me dijeron que iba a ir convocada, así que vi la posibilidad de poder debutar”, recuerda 

Paula Suárez Azcárate ha irrumpido en la élite a la precoz edad de los 17 años. Uno de esos talentos que dejan huella por lo pronto que se les ve jugando con las grandes jugadoras del viejo continente. Las lesiones y el pase matemático del Perfumerías Avenida a los octavos de la Euroliga, abrieron la puerta a que la pamplonesa, sin siquiera la mayoría de edad, ganase un recuerdo que marcará un antes y un después en su carrera profesional.

La semana previa al partido ante el Izmit Belediyespor turco estuvo marcado por las inesperadas bajas del equipo salmantino. Situación que aprovechó Paula Suárez, que ya venía pisando fuerte en el junior, para entrar en los planes de Roberto Íñiguez. “Había bastantes jugadoras lesionadas y los días antes del partido me dijeron que iba a ir convocada, así que vi la posibilidad de poder debutar“, recuerda. 

Además de inesperadas bajas, los nervios también tuvieron un papel importante en las jornadas previas al gran día. “Las jugadoras más veteranas me dijeron que me tranquilizase, que no por ser más pequeña tenía que estar nerviosa y que jugase sin presión como lo hacía en el junior“. No obstante, se estrenó con el primer equipo en la Liga Endesa en 2019. Algo que hizo que la base estuviese más calmada. “El haber debutado en una liga con nivel tan alto hizo que tampoco me supusiese tanto cambio”.

“La Euroliga impone“, admite la joven jugadora. Aun así, al salir a la cancha los nervios se le fueron de golpe a la pamplonesa. “Intenté divertirme y aprovechar la oportunidad porque jugar al lado de jugadoras tan buenas es algo único”. Tras vivir un momento tan especial hubo tiempo para celebraciones: “Vivo con compañeras del equipo y al llegar a casa lo celebramos juntas”.

Paula Suárez ha conseguido algo al alcance de muy pocas. Sin siquiera tener edad para conducir ya ha debutado en la máxima competición continental. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. 

Suscríbete a la newsletter de Garrote Digital

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

úLTIMOS REPORTAJES

Nuevos TFGs, nuevos periodistas

Entre los meses de abril y mayo los alumnos de último curso de la Facultad de Comunicación exponen trabajos que consisten en la ideación de un medio de comunicación, tanto en su vertiente empresarial como en la redaccional. Este jueves serán 69 los alumnos que pasarán ante el jurado formado por María Moya, Ana Ormaechea y Leire Ariz. Hay siete grupos y presentarán dos miembros de cada uno. Los directores pasan por Garrote Digital para dar las claves.

Leer más

La crisis una oportunidad para el bosque

Juan Goñi tiene 53 años y es natural de Tafalla. Durante buena parte de su vida se ha dedicado a la informática, pero en un momento en el que ya no podía más con el estrés de la vida moderna, la ciudad y la vida urbana llena de prisas, decidió que tenía que  irse al campo y empezar de nuevo. Desde entonces trabaja como guía turístico de naturaleza en “Navarra al Natural” (Oronoz-Mugaire). Se considera orgulloso “hijo de Félix Rodríguez de la Fuente” como mucha gente de su generación en España

Leer más

One Last Breath, el estreno de Navarra en los videojuegos

Por primera vez en la historia Navarra va a contar con un videojuego íntegramente hecho en la provincia. Moonatic Studios son los encargados de llevarlo a cabo, un grupo de estudiantes del grado de superior de videojuegos de Creanavarra Un videojuego no se hace de un día para otro, o sino que se lo digan a Eneko Zubiaurre López y a su equipo de Moonatic Studios. La historia comenzó como un Trabajo de Fin…

Leer más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s